USO PRISIONES. 1983-1993, APUNTES PARA LA HISTORIA

Extraído de un documento repartido en las prisiones catalanas sobre el II Congreso (de 9/1993) de USO Prisiones de Catalunya (USIP)

Dentro de la breve historia del sindicalismo democrático en nuestro país, resulta a veces confuso determinar el momento exacto en el que la actividad sindical penetra y se consolida de manera estable en un determinado sector laboral. Esta consideración general deviene valida y acertada a la hora de fijar la cronología real del nacimiento de la central sindical Unión Sindical Obrera en el sector de las Instituciones Penitenciarias.

El inicio

Más allá de algún intento del que no nos queda constancia, se puede afirmar que la historia de USO, como sindicato penitenciario, comienza entre los años 1983 y 1984 en el Centro Penitenciario de Herrera de la Mancha. Por aquel entonces, un conflicto de primera magnitud entre internos, funcionarios y la entonces Dirección General de Instituciones Penitenciarias, iba a demandar la atención del equipo dirigente confederal de USO en defensa de los trabajadores.

Eran los primeros años del Gobierno socialista, cuando al frente del Centro Directivo se encontraba el magistrado Juan José Martínez Zato, famoso por realizar “el cambio penitenciario a golpe de martillo”. El Centro de Herrera acogía al grueso de etarras en prisión, así como un importante número de internos comunes de máxima peligrosidad. Por su parte los funcionarios eran casi todos de nuevo ingreso, salvo una serie de mandos que contaban con varios años de servicio. Los actos violentos y vandálicos de los internos fueron abortados con rigor por los funcionarios. La respuesta de Zato fue de lo más contundente: nueve funcionarios procesados, un sinfín de expedientes, y los etarras consolidaron sus privilegios.

En aquel conflicto, la presencia continuada en Herrera de la Mancha del entonces Secretario Confederal de Acción Sindical de USO, (nombre eliminado), así como la defensa altruista de los derechos en riesgo de unos funcionarios que no eran afiliados, motivó a varios compañeros penitenciarios a constituir la primera de las Secciones Sindicales de USO en este sector. Nombres como los de (cinco nombre eliminados), estarán por ello en nuestra historia. El coste para los compañeros de la confederación, por el apoyo dado a los funcionarios de prisiones se tradujo en infinidad de amenazas de muerte desde la banda ETA.

El huevo

El 1985, y fruto tanto de los traslados a otras prisiones de aquellos que formaron la sección de Herrera, como de las actuaciones de algunas Uniones Territoriales de USO, se constituyen las nuevas Secciones en los centros de Málaga, Murcia y Hospital General Penitenciario de Madrid. E. 1986, Málaga en el Centro (sic) de mayor afiliación con cerca de 25 miembros. Murcia apenas llega a 15 y H.G. P. Tiene 3. Herrera casi había desaparecido fruto de los traslados y la desazón que provocó la falta de una coordinación nacional. Por estas fechas la acción sindical es muy puntual, embrionaria pura, y limitada a esporádicas intervenciones muy voluntarias de los delegados de Málaga y del H.G.P., (dos nombre eliminados) respectivamente.

Pero es a finales de 1986, cuando la Secretaría Confederal de Acción Profesional de USO, entonces ocupada por el compañero (nombre eliminado), se marca como objetivo apostar por la construcción de una Sección de carácter estatal para el ámbito penitenciario, sobre la base de crear un equipo de trabajo estable y coordinado desde Madrid (precisamente el problema era quién podía coordinar desde Madrid). Así se promovieron una serie de reuniones de los delegados de prisiones, conjuntadas con el inicio de un mínimo de acción sindical de carácter estatal.

(…)

El hermano

Durante el mismo año de 1991, la familia de USO-Prisiones aumenta cualitativa y cuantitativamente. Gracias al buen hacer de los permanentes sindicales de la Unión Nacional de Catalunya, -quienes desde hacía tiempo habían asumido el reto de construir secciones en este subsector de la Generalitat-, nace USO-Prisiones Catalunya.

Con la incorporación de un grupo de funcionarios penitenciarios, ya iniciados en la actividad sindical y que habían concurrido a las anteriores elecciones sindicales bajo las siglas de ASI, la expansión de USO se hace realidad. La enorme dedicación y empeño compañeros como, (tres nombre eliminados) y otros tantos, da como fruto la constitución de Secciones Sindicales en casi todos los Centros Penitenciarios de esta Comunidad Autónoma.

En diciembre de este año, USO-Prisiones Catalunya (USIP), celebra su primer Congreso designando una Ejecutiva con (nombre eliminado) como Secretario General. A este Congreso asiste asiste invitado el homólogo de Prisiones de la Administración Central, estableciendo el primer vínculo de coordinación entre ambos grupos.

Durante 1992 y hasta la época actual, el desarrollo de USO-Prisiones Catalunya ha sido fulgurante, tanto en crecimiento afiliativo, como en el desarrollo de una acción sindical en la que preocupa hasta el último de los problemas de cada trabajador. La labor no ha sido fácil. Las reprobables tácticas políticas de la Direcció General de Serveis Penitenciaris, empeñada en coaccionar por todos los medios posibles a los principales dirigentes sindicales de USO-Prisiones de Catalunya, ya fuera mediante expedientes disciplinarios, o bien llegando al cese de delegados que eran interinos, ha supuesto un duro reto para esta Sección Sindical de Catalunya.

(…)

Author: ADECAF