La Generalitat se ofrece como mediadora en el conflicto que mantienen dos sindicatos de prisiones. ABC Catalunya, 16/10/2000

TEXTO NO DIFAMATORIO

M.J.C. BARCELONA.

La Dirección General de Servicios Penitenciarios (DGSP) de la Generalitat se ha ofrecido como mediadora en el conflicto que mantienen dos sindicatos de prisiones, la Associació Democràtica Catalana de Funcionaris de Presons (Adecaf) y la Candidatura Autónoma de Trabajadores de la Administración Pública (Catac). El último episodio del enfrentamiento entre ambas agrupaciones se debe a un escrito firmado por un grupo de funcionarios de la cárcel de jóvenes de la Trinitat en el que se pide el cese de FF1, un trabajador de este centro al que se acusa de provocar incidentes y generar tensiones en la prisión.

A este escrito, enviado a la DGSP el pasado mes de septiembre, se añadieron CC.OO., U.G.T. y Catac, sindicato éste último mayoritario en el sector. Según FF2, miembro de la coordinadora de Catac, FF1 es una persona conflictiva que ha pasado por varios centros”.

Este funcionario cuenta con el apoyo de Adecaf, agrupación que asegura que FF1 es víctima de una “sistemática persecución laboral” desde que, en 1993, denunció ante la DGSP que cinco funcionarios habían dado una paliza a un preso. La Audiencia de Barcelona dictó una sentencia condenatoria -recurrida ante el Tribunal Supremo- contra los acusados, entre los que se encuentra FF3, antiguo dirigente de USO y actual miembro de Catac.

TEXTO NO DIFAMATORIO

FF1. solicitó al director general de Servicios Penitenciarios Francesc Jiménez, el acceso a ese escrito en el que se solicita su traslado. Según Adecaf, la DGSP se niega a mostrarle el documento porque no es difamatorio y, por lo tanto, tampoco pueden abrirse expedientes disciplinarios. No obstante, la Generalitat asegura que mantiene “una postura abierta y dialogante en relación a todas las sugerencias que puedan hacer ambas partes, con la finalidad de encontrar, si es posible, un acuerdo entre las posiciones en conflicto”. Adecaf considera que la negativa de la DGSP a mostrar el escrito a FF1. vulnera sus derechos y no descarta emprender acciones penales.

El cruce de querellas y calumnias entre ambos sindicatos tuvo su punto culminante el pasado mes de mayo, cuando un juez de Barcelona ordenó el cierre de la página web de Adecaf en la que se vinculaba a Catac con sectas satánicas, la ultraderecha y asociaciones proetarras. Un mes después, el mismo magistrado revocó la orden por entender que la clausura de la página de Internet no podía mantenerse indefinidamente, pues de lo contrario se vulneraría la libertad de información de la agrupación. Asimismo, un informe de Adecaf sirvió para que Amnistía Internacional denunciara supuestos malos tratos en los centros penitenciarios. En ese informe se citaba al citado FF3.

Author: ADECAF