El jefe torturador de los Jemeres Rojos pide perdón por el genocidio en Camboya. La Rioja.com, 17/02/2009

REDACTOR ADECAF

El tribunal internacional auspiciado por Naciones Unidas ha comenzado a juzgar por genocidio al jefe de la cámara de torturade los Jemeres Rojos, Kaing Guev Eav, primero de los cinco acusados del exterminio de 1,7 millones de personas hace tresdécadas. Kaing Guek Eav, conocido por el camarada Duch, de 66 años, fue el comandante de la prisión de Tuol Sleng, por laque pasaron unas 16.000 personas para ser interrogadas, torturadas, y ejecutadas entre los muros del recinto o en el campode exterminio de Choeung Ek, a unos 15 kilómetros de Phnom Penh. Sólo consiguieron salir con vida seis.También Duch, el ex jemer rojo de menor rango que será juzgado, dirigió durante la guerra que precedió a la victoria delgrupo maoísta, en abril de 1975, las prisiones M-13 y M-99, situadas en la jungla del noroeste de Camboya y alejadas delfrente. Los investigadores creen que unos 20.000 camboyanos murieron durante su encarcelamiento en esas dos prisiones.Kaing Guek Eav ha sido trasladado al edificio del tribunal desde el cercano centro de detención en un coche blindado,protegido por un convoy de vehículos cargados de miembros de las fuerzas de seguridad. La primera vista del juicio alcomandante de Tuol Sleng (árbol de la fruta venenosa), o S-21, ha tenido como objetivo sentar los procedimientos y fijar elorden de comparecencia del acusado y de los testigos que van a declarar en las sesiones, que se prevé que empezarán amediados de marzo.

El-jefe-torturador-de-los-Jemeres-Rojos-pide-perdon

Next Post

La Xina nega que es practiqui la tortura en les seves presons. EuropasPress, 10/11/2008

La Xina ha rebutjat avui que la tortura segueixi sent un instrument d'ús habitual en les seves presons, tal com denuncien nombroses organitzacions, i ha assegurat practicar una política de tolerància zero contra els infractors. Segons ha declarat avui el representant xinès davant de l'ONU durant la trobada mantinguda a Ginebra per revisar les dades ofertes per Pequín, "és incert i sense fonament" que policies i forces armades recorrin a la tortura física i psíquica dels detinguts, entre els quals s'inclouen també religiosos, d'acord amb les ONG. "Tenim tolerància zero amb la tortura", ha assenyalat l'enviat xinès, Li Baodong al comitè, encarregat de comprovar que el país està efectivament complint la Convenció contra la Tortura que va signar el 1988. El comitè de les Nacions Unides no ha tingut èxit en el seu propòsit de forçar Pequín a oferir més informació sobre el que passa al país en presons, comissaries o fins i tot jutjats, on els judicis són a porta tancada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies