EL IMPERIO BRITÁNICO MATÓ DE HAMBRE A MÁS DE 8 MILLONES DE IRANÍES DURANTE LA I GUERRA MUNDIAL

Domingo, 02 de Junio de 2019

Nuevas investigaciones revelan el trabajo de encubrimiento que el gobierno británico hizo de sus crímenes

El libro “La Gran Hambruna y el Genocidio de Persia”, del profesor Gholi Majd, basado en documentación custodiada en archivos estadounidenses, demuestra que, entre los años 1917 y 1919, el Imperio Británico provocó deliberadamente una crisis de subsistencias en Irán, que dejó un reguero de entre 8 y 10 millones de personas muertas.

   Por CLARA LÓPEZ GONZÁLEZ PARA CANARIAS-SEMANAL.ORG.-
     Uno de los capítulos menos conocidos de la historia es la hambruna que padeció Irán durante la Primera Guerra Mundial, provocada por la presencia británica en el país. Tras la Revolución Rusa de 1917, Gran Bretaña era la principal fuerza extranjera en Irán, y la hambruna o -más propiamente- el “genocidio” fue obra de los propios británicos. De la documentación hallada en Estados Unidos sobre este hecho se estima que el número de fallecidos fue entre 8 y 10 millones durante el período de 1917 a 1919. Por consiguiente, se puede considerar esta hambruna como el mayor genocidio del siglo XX y a Irán la mayor víctima de la Primera Guerra Mundial.


   Es de señalar que Irán había sido uno de los principales proveedores de grano a las fuerzas británicas estacionadas en las colonias sud-asiáticas de su Imperio. Aunque las malas cosechas de esos dos años empeoraron las cosas, no fueron en absoluto la principal razón de la Gran Hambruna. La documentación que maneja el profesor Gholi Majd demuestra que los británicos impidieron las importaciones de cereal y otros granos panificables a Irán desde Mesopotamia así como desde Estados Unidos, y no permitieron que los barcos cargados de trigo descargaran en el puerto de Bushehr en el Golfo Pérsico. El profesor Majd opina que Gran Bretaña creó intencionadamente las condiciones del genocidio para destruir Irán y controlar de forma efectiva el país para sus propios intereses. El Mayor Donohoe describe el Irán de esa época como una “tierra de desolación y muerte”. Pero este acontecimiento fue pronto silenciado.
  Gran Bretaña tiene una larga trayectoria de ocultamientos y reescritura de su historia. Son muchas las conspiraciones que fueron tapadas por el gobierno británico para ocultar una implicación que habría empañado la imagen del país. Uno de los ejemplos claros es el “Jameson Raid”, un intento fallido de golpe de Estado contra el gobierno de Paul Kruger en Sudáfrica. Esta redada fue planeada y ejecutada directamente por el gobierno británico de Joseph Chamberlain por orden de la reina Victoria. En 2002, se publicaron las memorias de Sir Graham Bower en Sudáfrica, que dan a conocer esta implicación y cómo fue ocultada durante más de un siglo, desviando en su lugar la atención hacia Bower como cabeza de turco de ese incidente.
   Tanto los documentos que fueron destruidos para ocultar los crímenes cometidos por los británicos en todo el globo, como los que fueron guardados en secreto en los archivos del Foreign Office para proteger la reputación del Reino Unido y evitar litigios, son indicativos de cómo los gobiernos británicos han intentado librarse de las consecuencias de sus propios delitos. Los papeles de Hanslope Park incluyen asimismo información sobre la “eliminación” de los enemigos de la autoridad colonial en la federación Malaya durante la década de 1950, información que demuestra que en Londres se sabía de las torturas y asesinatos de los insurgentes del Mau Mau en Kenia y de que los quemaban vivos. Puede que entre estos papeles se hallen los relativos a la Gran Hambruna de Irán ¿Por qué fueron destruidos o guardados en secreto? Simplemente, porque resultaban “embarazosos” al gobierno de Su Majestad.
   En Irlanda se había producido otra hambruna entre 1845 y 1852, que mató a una cuarta parte de la población de la colonia. Esta hambruna también fue obra de la política británica y asimismo objeto de encubrimiento por parte de la corona y el gobierno británico, que culpó de ella a las “patatas”. Hasta hoy esta catástrofe ha sido conocida como la “la hambruna de la patata”, cuando, en realidad, fue consecuencia de una escasez planificada de alimento y, por tanto, un genocidio deliberado del gobierno británico.
   El carácter de genocidio de esta hambruna ha sido demostrado por el historiador Tim Pat Coogan en su libro “El Complot de la Hambruna: el papel de Inglaterra en la Gran Tragedia de Irlanda”. Su proyectada presentación en Estados Unidos no pudo llevarse a cabo porque la embajada de este país en Dublín le denegó la visa al autor.
   Por tanto, parece obvio que el papel de los británicos en la Gran Hambruna de Irán, que eliminó a cerca de la mitad de su población, cuenta con precedentes.
Fuente:

https://corralazo.blogspot.com/2019/06/el-genocidio-irani-1917-1919.html

Author: ADECAF