El fantasma de la pederastia persigue al eurodiputado francés Daniel Cohn-Bendit. LA VANGUARDIA, 22/2/2001

Rescatan unas afirmaciones hechas en 1975 sobre “caricias sexuales” de niños Juan Pedro Quiñonero (corresponsal) PARÍS Daniel Cohn-Bendit, personalidad eminente de la “contracultura” de los años setenta, personaje carismático de las jornadas parisinas de mayo de 1968, eurodiputado ecologista y agitador político permanente, tiene que afrontar el desentierro de unas páginas realizadas en 1975, donde reconocía haber aceptado y recibido “caricias sexuales” de niños que estaban bajo su custodia durante su etapa de educador en una guardería autogestionada, en Fráncfort. La historia ha sido desenterrada por Bettina Rohol, hija de Ulrike Meinhof, la líder femenina de la Banda Baader, el célebre grupúsculo terrorista financiado por la antigua RDA, como evidente venganza de viejos y feroces acontecimientos. Cohn-Bendit y Joschka Fischer estuvieron entre los primeros en denunciar el terrorismo ciego y criminal de la Fracción del Ejército Rojo. Veintiséis años más tarde, la hija de Ulrike Meinhof desentierra varias entrevistas y un viejo libro “Le grand bazar”, publicado en 1975, sin que entonces llamase la atención, haciendo afirmaciones de este tipo: “Ocurrió que algunos niños me abrían la bragueta y me hacían cosquillas. Yo reaccionaba de manera diferente según las circunstancias. A veces, les decía a los niños: “¿Por qué no jugáis entre vosotros …?” Pero ellos seguían y yo terminaba por acariciarlos”. Cohn-Bendit agrega: “Mi ligue con los chavales tomaba, rápido, formas eróticas…” Estas afirmaciones y comentarios formaban parte de su libro, en el que su autor evoca su aventura personal en los medios “contra-culturales” franceses y alemanes de los años sesenta y setenta, contando, con mucho detalle, sus grandes experiencias y grandes debates en materia de educación y sexualidad, y abogando, con distinto énfasis, en muy distintas “liberaciones”. ESCANDALIZAR A LOS BURGUESES Veinticinco años más tarde, Cohn-Bendit descubre horrorizado, afirma, el “alcance” de sus declaraciones, realizadas, según él, “para escandalizar a los burgueses”. Cohn-Bendit sale al paso de cualquier sospecha de pederastia, declarando: “Nunca tuve relaciones sexuales con ningún niño. Por otra parte, los padres y los niños de la guardería donde yo trabajaba publicaron una carta abierta en la Prensa alemana, insistiendo que jamás hubo la menor sospecha de pederastia. No hay ninguna duda”. El semanario “L’Express” desentierra hoy esta historia, y pone en boca de Cohn-Bendit esta frase: “Sabiendo lo que hoy sé sobre abusos sexuales, siento un remordimiento profundo por haber llegado a escribir y declarar estas cosas…”. Cohn-Bendit intenta explicarse afirmando que, en verdad, muchas de las afirmaciones de su libro “Le grand bazar” son sencillamente falsas, poniendo como propias “reflexiones sobre la sexualidad infantil que corrían entre los grupos contraculturales”. “Hoy -concluye Cohn-Bendit en L’Express- todo esto parece horrible e incomprensible. Y quizá lo sea. Pero, en mi libro, es un condensado de las discusiones que sosteníamos padres y educadores en la guardería donde yo trabajaba”.

Pero, en mi libro, es un condensado de las discusiones que sosteníamos padres y educadores en la guardería donde yo trabajaba”.

Author: ADECAF