El Consejo de Europa equipara los crímenes del comunismo a los del nazismo. La Vanguardia, 26/01/2006

FERNANDO GARCÍA .- El pleno parlamentario del Consejo de Europa, en el que están representados 46 países del continente, formuló ayer una polémica “condena internacional de los crímenes de los regímenes comunistas totalitarios”. La resolución, aprobada por 99 votos a favor frente a 42 en contra, señala que los gobiernos comunistas de la URSS y sus países satélites “estuvieron marcados, sin excepción, por violaciones masivas de los derechos humanos”, incluidos “asesinatos y ejecuciones”. El texto provocó, antes, durante y después del debate, un vivo rechazo de los partidos comunistas europeos. Sobre todo por la comparación que la resolución hace con el nazismo.


La resolución, redactada y defendida por el conservador sueco y miembro del PPE Goran Lindblad, señala: “Mientras que otro régimen totalitario del siglo XX como es el nazismo ha sido condenado internacionalmente y los autores de estos crímenes juzgados, crímenes similares cometidos en nombre del comunismo nunca han sido objeto de investigaciones ni de condena internacional alguna”. Añade que los atropellos del comunismo totalitario “se justificaron en nombre de la teoría de la lucha de clases y del principio de la dictadura del proletariado”. Goran Lindblad apostilló que la mayoría de la opinión pública es “poco consciente de estos crímenes”.


Entre el medio centenar de apasionadas intervenciones que precedieron a la votación final destacaron las del líder comunista ruso Guennadi Ziuganov y sus camaradas de los partidos griego y francés. “Nada puede justificar una asimilación revisionista del nazismo. No es la idea comunista, sino su desnaturalización, la que produjo estos crímenes”, dijeron los franceses en un comunicado que acusa al Consejo de Europa de “participar a la negación de la excepcionalidad del fenómeno nazi y contribuir así a la banalización del genocidio”.


La resolución aduce por el contrario que la condena “favorecerá la reconciliación” y ayudará a los historiadores a establecer toda la verdad de los hechos.

Author: ADECAF