Conceden la incapacidad por estrés a una profesora. El Mundo, 29/01/2003

Un juzgado de Barcelona reconoce como accidente de trabajo el “síndrome de desgaste personal”

BARCELONA

El juzgado de lo social Número 16 de Barcelona ha reconocido como accidente de trabajo el “síndrome de desgaste personal” -conocido como burn out– a una profesora que sufría estrés y ansiedad. El tribunal ha concedido la incapacidad permanente absoluta a la maestra para desempeñar su labor docente.

La sentencia destaca que el burn out es “un tipo característico de estrés que se da en trabajadores que realizan su trabajo en contacto con otras personas como profesores, personal sanitario y asistentes sociales”, entre otros. Aclara, asimismo, que esta dolencia “no surge de manera súbita, sino que es un problema continuo” consistente en un “estrés de carácter crónico, experimentado progresivamente en el contexto laboral”, informa Efe.

El texto judicial otorga credibilidad a los informes médicos recibidos, según los cuales la profesora afectada, que fue defendida por el letrado guipuzcoano Desiderio Torres, “tiene una personalidad obsesivamente perfeccionista y un alto nivel de autoexigencia”, y padecía “cansancio, irritabilidad, distimias y bloqueos cognitivos mientras impartía clases”.

Esta situación, que la llevó a estar casi un año de baja, la provocó “un elevado nivel de ansiedad”, al que se unió con el tiempo “una baja autoestima, sentimientos de incapacidad y culpa, y ansiedad extrema”, entre otros trastornos, que se acentuaban cada vez que debía reanudar la actividad laboral, dado que los síntomas remitían en períodos de vacaciones y fines de semana”, continúa el escrito.

En opinión del tribunal, tras el juicio celebrado el pasado mes de octubre “ha quedado acreditado que la causa de las lesiones que padece (la mujer) provienen del trabajo desarrollado durante 35 años como profesora, actividad que todos los expertos incluyen en los grupos de riesgo debido a las condiciones en que tienen que desarrollar su trabajo” las personas aquejadas de burn out.

La sentencia excluye explícitamente “cualesquiera otros factores extremos de la génesis y desarrollo de esta patología”.

Por este motivo, el tribunal reconoce la incapacidad permanente de la profesora para continuar su labor docente y condena a la mutua del centro escolar en la que trabajaba la profesora a abonarle una pensión del cien por cien de su base reguladora.

Author: ADECAF