¿A cuántas personas asesinó Joseph Stalin en su «Gran Purga» del terror?

REDACTOR ADECAF

Pero, ¿cuántas personas concretas asesinó Stalin por cuestiones políticas? ¿Se le debe responsabilizar a él directamente de las hambrunas en Ucrania? ¿Hubo intención de eliminar a elementos incómodos al régimen con la estrategia «suicida de Rusia» durante la Segunda Guerra Mundial? Iósif (en ruso) Stalin no inventó nada en cuanto a represión, simplemente continuó con la obra bolchevique allí donde la dejó Vladímir Lenin, cuyo exitoso golpe de Estado en 1917 fue seguido de la creación de la «Comisión extraordinaria de lucha contra el sabotaje y la contrarrevolución», comúnmente conocida como Checa. Inspirados por el ejemplo jacobino de la Revolución francesa, los bolcheviques anunciaron el «terror rojo» para oponerse al «terror blanco». El primer anuncio oficial de esta campaña represiva, publicado con el título de «Llamamiento a la clase obrera», el 3 de septiembre de 1918, pedía a los trabajadores:

Lenin: números, datos e imágenes de los crímenes del primer dictador comunista

REDACTOR ADECAF

Para desmitificar a Lenin hay primero que romper otros mitos. El más básico es que cuando estalló la Revolución bolchevique el 7 de noviembre de 1917, los comunistas no derrocaron al Zar -que ya no reinaba- sino que abortaron la incipiente democracia en Rusia, aprovechando la crisis surgida entre conservadores y socialistas. Tras el asalto violento al poder por parte de los comunistas, estalló una guerra civil que duró cinco años, y en la que -ya desde el poder- se enfrentaron los bolcheviques -que resultaron vencedores- contra todos sus rivales. Era el comienzo de una sanguinaria dictadura que duraría más de 70 años, hasta la desaparición de la URSS en 1991.

“Miles de catalanes padecieron las checas”. La Vanguardia, 19/ 06/2005

REDACTOR ADECAF

Qué significacheca?–Es una abreviatura del ru-so Chrezvichainaya Komisia(comisión extraordinaria), eu-femístico nombre que tuvo laprimera policía política sovié-tica, que fue creada por Lenin en 1917.–¿Y qué fue en España una checa?–Una celda cerrada del todo, sin barrotes,muy estrecha, verdadera cámara de tortura.Durante la Guerra Civil las hubo en Madrid,Valencia y Barcelona. Se las llamóchecas:¡era una palabra que aterrorizaba a la gente!–¿Cuántas checas hubo en Barcelona?–Una veintena. En pisos de las calles Mun-taner, Sant Elies, Vallmajor, Portal de l’Àn-gel, Pau Claris, un par en la plaza Catalunya…La de más terrible fama fue la de Sant Elies:se sabía que quien iba allí… jamás volvía.–¿Por qué?–Era elapeaderodel matadero: desde allíse les llevaba a la Arrabassada o a los cemen-terios de Les Corts o Montcada i Reixac paratirotearles. También hubo en esa checa unhorno crematorio de cadáveres. Anticipán-dose a los nazis, algunos milicianos arranca-ron dientes de oro a los asesinados…

La matanza de católicos del 36 fue planificada, no espontánea. Forum Libertas,13/04/2007

REDACTOR ADECAF

“El silenci de les campanes”, un nuevo estudio sobre aquella persecución religiosa, desmonta el mito de los “incontrolados”.
Por alguna razón, miles y miles de españoles odiaban a los curas en 1936, dice cierto mito popular. El pueblo, indignado por el alzamiento militar del 18 de julio, con las armas que tenía a mano, se fue a matar curas. Fueron sobre todo elementos incontrolados, o criminales salidos de la cárcel quienes hicieron algunos crímenes. Y en 2 meses los descontrolados mataron unos 3.400 clérigos, entre curas y frailes.
¿Pueden unos descontrolados matar 70 curas al día , que era la media de agosto de 1936?
El filólogo catalán Jordi Albertí, que se define catalanista y creyente, ha publicado una crónica analítica de los primeros meses de la Guerra Civil en Cataluña, centrándose en la persecución contra los católicos. Se titula El silenci de les campanes, la persecució religiosa durant la guerra civil, y lo ha publicado la editorial Proa.

Publican el diario de un pistolero de la FAI de 1936: le daban listas, Forum Libertas, 10/10/2007

REDACTOR ADECAF

Explica claramente cómo los anarquistas mataban a los cristianos y a otras víctimas de forma planificada, y no en tumultos desorganizados.El investigador y documentalista catalán Miquel Mir publica en Destino el “Diario de un pistolero anarquista”. Se trata del verdadero diario de José Serra, un pistolero de la Federación Anarquista Ibérica en los años de la Guerra Civil española, que desertó a Londres con numerosas obras de arte robadas en iglesias y casas “burguesas”, lo que le permitió vivir allí con holgura hasta su muerte. Miquel Mir asegura que “obra en mi poder el 80% de la documentación que generó la FAI”, documentación que piensa ordenar y entregar a la Generalitat. Son papeles que los anarquistas se llevaron a Tolouse al finalizar la Guerra Civil; luego, ante la invasión nazi de Francia, pasaron a Londres. .La documentación de la CNT luego pasaría a Ámsterdam, pero la de la FAI quedó en un piso de Londres, porque incluía los nombres de los milicianos que se encargaron de las matanzas de católicos yde “derechistas”. En ese piso de Londres encontró Mir la documentación. Un ahijado de José Serra, llamado Maurici, que aún vive en Barcelona y tenía 14 años cuando acompañaba a su padrino, heredó el piso y ayudó a Mir a conformar datos del diario.

Milicianos progresistas. El País, ABC, 24-25/11/2008

REDACTOR ADECAF

¿IMAGINAN el goce que sentiría (la monja -santa para los católicos- Maravillas) al caer en manos de una patrulla de milicianos jóvenes, armados y -¡mmmmm!- sudorosos? Eso es lo que se pregunta, textualmente, una escritora del régimen en la contraportada de un periódico que aún se pretende homologable a los productos civilizados de la prensa europea. No hace setenta años. Fue ayer. Y esa contraportada la leyeron antes de ser publicada los responsables de ese diario. Y no les pareció mal. Tampoco se molestaron cuando la misma autora dijo que todas las mañanas desayunaba con ganas de fusilar a algunos que escriben en otros periódicos. Ni les pareció mal que el historiador irlandés de la zeja, Ian Gibson, confesara su íntima obsesión por poner una bomba en la basílica del Valle de los Caídos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies