La matanza de católicos del 36 fue planificada, no espontánea. Forum Libertas,13/04/2007

“El silenci de les campanes”, un nuevo estudio sobre aquella persecución religiosa, desmonta el mito de los “incontrolados”.
Por alguna razón, miles y miles de españoles odiaban a los curas en 1936, dice cierto mito popular. El pueblo, indignado por el alzamiento militar del 18 de julio, con las armas que tenía a mano, se fue a matar curas. Fueron sobre todo elementos incontrolados, o criminales salidos de la cárcel quienes hicieron algunos crímenes. Y en 2 meses los descontrolados mataron unos 3.400 clérigos, entre curas y frailes.
¿Pueden unos descontrolados matar 70 curas al día , que era la media de agosto de 1936?
El filólogo catalán Jordi Albertí, que se define catalanista y creyente, ha publicado una crónica analítica de los primeros meses de la Guerra Civil en Cataluña, centrándose en la persecución contra los católicos. Se titula El silenci de les campanes, la persecució religiosa durant la guerra civil, y lo ha publicado la editorial Proa.

Publican el diario de un pistolero de la FAI de 1936: le daban listas, Forum Libertas, 10/10/2007

Explica claramente cómo los anarquistas mataban a los cristianos y a otras víctimas de forma planificada, y no en tumultos desorganizados.El investigador y documentalista catalán Miquel Mir publica en Destino el “Diario de un pistolero anarquista”. Se trata del verdadero diario de José Serra, un pistolero de la Federación Anarquista Ibérica en los años de la Guerra Civil española, que desertó a Londres con numerosas obras de arte robadas en iglesias y casas “burguesas”, lo que le permitió vivir allí con holgura hasta su muerte. Miquel Mir asegura que “obra en mi poder el 80% de la documentación que generó la FAI”, documentación que piensa ordenar y entregar a la Generalitat. Son papeles que los anarquistas se llevaron a Tolouse al finalizar la Guerra Civil; luego, ante la invasión nazi de Francia, pasaron a Londres. .La documentación de la CNT luego pasaría a Ámsterdam, pero la de la FAI quedó en un piso de Londres, porque incluía los nombres de los milicianos que se encargaron de las matanzas de católicos yde “derechistas”. En ese piso de Londres encontró Mir la documentación. Un ahijado de José Serra, llamado Maurici, que aún vive en Barcelona y tenía 14 años cuando acompañaba a su padrino, heredó el piso y ayudó a Mir a conformar datos del diario.

Félix Schlayer: Matanzas en el Madrid republicano. Paseos, checas, Paracuellos… Libertad Digital, Libros. 15/06/2006

Ninguna historia nueva aparece aquí, pero se cuentan de tal modo que parecen nuevas. No tienen pretensiones literarias; sin embargo, lasinceridad, la ecuanimidad y la falta de partidismo del relator las convierte en un documento de primera mano para hacerse cargo delhorror republicano. Por supuesto, hoy, en 2006, casi nada de lo contado por Schlayer, en 1938, es novedoso. La historia crítica más rigurosa nosha narrado sucesos que, sin duda alguna, por primera vez nos contó Schlayer, incluso muchos de esos trabajos estáninspirados en este libro, que ha tardado más de 65 años en verterse, magníficamente, al castellano.Sin embargo, la perspectiva desde la que se cuenta el horror sigue siendo novedosa para todos nosotros. La ubicación del relator es todo. Gracias a su posición, a su destino de cónsul de Noruega en Madrid, Félix Schlayer consiguió,primero, salvar cientos de vidas humanas del terror implantado por los republicanos en el Madrid del 36 y el 37; pero, sobretodo, consiguió contarnos en un libro sólo y exclusivamente lo que vio. Ahí reside su aportación. Escribir en solitario lo visto.Fue su venganza del terror rojo.

Yo escogí la esclavitud. Forum Libertas, 12/02/2007

Desde el punto de vista bibliográfico sorprende el desequilibrio que existe entre libros dedicados a tratar de la Inquisición, por ejemplo, y los que narran los males del comunismo. Es un fenómeno curioso que apunta a que la cultura está dirigida y que el supuesto debate sólo existe en programas utópicos que nunca llegan a realizarse.

Cayó el muro pero no desapareció el silencio. Es cierto que, de vez en cuando, se filtra algo de información como el Libro Negro del Comunismo, pero la tónica general es de memoria contenida.

Valentín González fue un célebre militar republicano español. Firmemente convencido de los bienes del comunismo, luchó contra los nacionales y, al parecer, no se quedó corto en la persecución de curas. Al menos la fama lo apuntaba como un ejecutor impasible capaz de todo en aras del comunismo.

Ya durante la guerra resultaba bastante molesto para sus propios correligionarios que intentaron eliminarlo. Pero logró salvarse y fue uno de esos privilegiados que viajaron al paraíso del proletariado: la URSS.

Así me salve del pistolero. Crónica, 21/10/2007

Por si la memoria le hace algún quiebro y necesita apuntalar su relato, Francisco Peruchena Ollacarizqueta -el hermano Policarpo Luis dentro de la orden marista- se acerca cargado de documentos. Trae un folleto con los rostros de los 46 maristas que, fusilados en Barcelona en octubre de 1936, serán beatificados el próximo domingo en Roma. Porta también una imagen remota de los verdugos, la cúpula anarquista que apresó a los religiosos y los mandó ejecutar por su sobreentendida comunión con el fascismo. Y sujeta además una decena de folios que conforman su diario de esos días donde detalla cómo escapó in extremis a aquella cacería de frailes. De no torcerse en el último momento los planes de sus carceleros, su foto también estaría impresa en el cartel junto a los martirizados.

La entrevista se celebra bajo la sombrilla, en un jardín inflamado por la eterna primavera de la costa malagueña. Francisco Peruchena se protege del sol con una gorra. Desde que se jubiló, hace más de dos décadas, convive con otros 18 hermanos en esta residencia que la orden marista compró en Arroyo de la Miel para alojar y atender a sus religiosos retirados.

La fosa hallada en la zona republicana de Alcalá contiene restos de al menos 9 cuerpos. Libertad Digital.es, 05/03/2008

Los restos humanos hallados en una fosa común en un acuertelamiento de la Brigada Paracaidista de Alcalá de Henares corresponden, al menos, a 9 cuerpos, según han informado a Libertad Digital fuentes conocedoras de la exhumación. Según ha informado ABC, la fosa fue descubierta la pasada semana, durante unas obras. La zona estuvo bajo control del bando republicano durante la Guerra Civil y “está vinculada a la desaparición de Andreu Nin, lider del POUM asesinado por agentes de Stalin” sin que el Gobierno republicano moviera un dedo.
– Seguir leyendo: http://www.libertaddigital.com/sociedad/la-fosa-hallada-en-la-zona-republicana-de-alcala-contiene-restos-de-al-menos-9-cuerpos-1276325076/

La doble vara de Garzón: Sí a investigar el franquismo pero no a Paracuellos. Libertat Digital, 02/09/2008

La polémica está servida. Baltasar Garzón quiere volver a la primera línea informativa y para ello ha solicitado a varios organismos que le informen del número de desaparecidos durante la Guerra Civil para actuar en consecuencia. Sin embargo, el magistrado ha olvidado cómo años atrás rechazó querellas por genocidio contra Santiago Carrillo alegando que los delitos estaban “prescritos” y ateniéndose a dos “amnistías” producidas en 1975 y 1977. Pero en su carrera, el “juez mediático”, que ha encausado a diversas dictaduras, siempre ha tenido una doble vara de medir dependiendo de quiénes fueran los supuestos asesinos y las posibles víctimas. LD (Javier Lozano) El magistrado de la Audiencia Nacional, aficionado a abrir casos por todo el mundo, ha vuelto a crear una gran polémica tras solicitar al abad del Valle de los Caídos, al Archivo General de la Administración, a la Conferencia Episcopal y al Centro Documental de la Memoria Histórica que le informen sobre el número de desaparecidos durante la Guerra Civil y el franquismo con el fin de determinar si es competente para investigar estos hechos y actuar en consecuencia

Garzón rechazó «de plano» en 1998 actuar contra Carrillo por Paracuellos. ABC, 03/09/2008

La sospecha de la aplicación de distintos raseros a hechos de parecida naturaleza planea sobre la investigación impulsada por el juez Baltasar Garzón a instancias de los allegados a desaparecidos durante la Guerra Civil y el Franquismo. En 1998 el magistrado no sólo no mostró la misma diligencia cuando lallamada Asociación de Familiares y Amigos de Víctimas del Genocidio de Paracuellos del Jarama pretendió sentar en el banquillo al histórico líder comunista Santiago Carrillo como responsable de los fusilamientos masivos en esa localidad madrileña, sino que se pronunció de forma implacable contra la iniciativa.