Acerca del frente único internacional antifascista. Mao Tse Tung, 23/06/1941

REDACTOR ADECAF

MAO-3

ACERCA DEL FRENTE ÚNICO INTERNACIONAL ANTIFASCISTA
23 de junio de 1941
 

[Instrucciones internas del Partido Comunista de China, redactadas por el camarada Mao Tse-tung en nombre del Comité Central.]
 

El 22 de junio, los gobernantes fascistas de Alemania atacaron ala Unión Soviética. Este pérfido y criminal acto de agresión está dirigido tanto contra la Unión Soviética como contra la libertad e independencia de todas las naciones. Con su sagrada guerra de resistencia contra la agresión fascista, la Unión Soviética no sólo se defiende a sí misma, sino que defiende también a todas las naciones que luchan por liberarse de la esclavización fascista.

La tarea actual de los comunistas, en el mundo entero, es movilizar a los pueblos de los diversos países con miras a organizar un frente único internacional para luchar contra el fascismo y en defensa de la Unión Soviética, de China y de la libertad e independencia de todas las naciones. En el presente período, todas las fuerzas deben concentrarse en combatir la esclavización fascista.

Las tareas del Partido Comunista de China, en el país entero, son las siguientes:

1. Perseverar en el frente único nacional antijaponés, persistir en la cooperación entre el Kuomintang y el Partido Comunista y expulsar de China a los imperialistas japoneses, ayudando así a la Unión Soviética.

2. Combatir resueltamente toda actividad antisoviética y anticomunista de los elementos reaccionarios de la gran burguesía.

3. En las relaciones exteriores, unirse contra el enemigo común con todos aquellos que en Inglaterra, los Estados Unidos y otros países se opongan a los gobernantes fascistas de Alemania, Italia y el Japón.
 

Next Post

FRANQUISMO: PRISIONES Y PRISIONEROS. Julián Chaves Palacios

Tras el Alzamiento de julio de 19361, en las zonas controladas por los sublevados los centros de reclusión adquirieron un especial movimiento de presos, debido, por un lado, a la liberación de prisioneros políticos afines, prin-cipalmente falangistas, y, por otro, a consecuencia del encarcelamiento masivo de republicanos. Esto último provocó, ante el ingente número de presos que ingresaron en prisión y las limitadas dimensiones de las prisiones existentes, el hacinamiento de una población reclusa que no cabía en las cárceles provincia-les, ni tampoco en las de cada partido judicial o en los depósitos municipales. Un excedente de reclusos que se trató de combatir con una serie de medidas que, un primer momento, fueron canalizadas a través de la Comisión de Justicia de la Junta Técnica del Estado2. -Pero los problemas de masificación que registraban los centros de reclusión en zona insurgente iban en aumento a medida que transcurrían los primeros meses de guerra y requerían una atención especial por parte de las nuevas autoridades. Eso al menos se desprende de la publicación de medidas como la aprobada el 30 de octubre de 1936, por la que se creaba la Inspección de Presi-dios y Prisiones que estaba vinculada expresamente a la presidencia de la Junta Técnica3, y que tuvo como particularidad ser un cuerpo civil en esencia, aun-que dirigido, debido a los condicionamientos inherentes a la situación bélica,

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies