MAPA D’ENTRADES

ENTRADES PER MESOS

June 2019
M T W T F S S
« Jul    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Categories

Document de l’associació cultural “Camagüeyanos por el mundo”: Tu psíquis enfermiza. Juliol de 1999

Associació cultural Camagüeyanos por el mundo

http://www.camagueyanos.com/documentos/psiquis_enfermiza.html

Descargado el 31/10/2003

Tu psiquis enfermiza

Dolor infinito debía ser el único
nombre de estas páginas.
Dolor infinito, porque el dolor del
presidio es el más rudo, el más
devastador de los dolores, el que
mata la inteligencia, y seca el alma,
y deja en ella huellas que no se
borrarán jamás.

José Martí

Luis L. Arroyo

Tim McCoy, estuvo preso 27 años en las cárceles de Fidel Castro por sus actividades políticas en contra del régimen.

Tim McCoy ayudó a desactivar las cargas de dinamita sobre las que se hacía dormir a los presos en las Circulares del Reclusorio de Isla de Pinos. Preso plantado, fue víctima de palizas durante el plan Camilo Cienfuegos de trabajos forzados, el cual finalmente hicieron fracasar los plantados de Isla de Pinos. Rechazó el sistema penitenciario nacional que pretendía, vistiendo a los presos políticos con el mismo azul de los presos comunes, eliminar la presencia visible de los plantados. Se quedó entonces en calzoncillos, como representante de una nueva variante de plantado: el desnudo.

Veintisiete años de presidio político en Cuba. Golpizas individuales y colectivas. Cárcel, carceleros y dolor. Experimentos “alimentarios”. Huelgas de hambre. Veintisiete años: La Cabaña, Isla de Pinos, Boniato, Combinado de La Habana del Este. Dentro de estos infiernos Luis Arroyo fue miembro fundador del Partido de la Democracia Representativa y de la Asociación de Poetas y Escritores Libres de Cuba. Activo promotor de los derechos humanos, pagó como se paga en las cárceles comunistas por el derecho a pensar y a expresar lo que se piensa: quedó totalmente ciego y virtualmente paralítico. No ha recuperado más que parcialmente la vista hasta el día de hoy.

Puesto en libertad, llegó a Miami en 1987. Allí fue donde lo conocí personalmente. Una enorme sonrisa y ojos chispeantes detrás de gruesos espejuelos me saludaron calurosamente en los corredores de la Universidad. Allí me entregó una carpeta azul con el proyecto de su primer libro de poemas, Tu psiquis enfermiza, con la advertencia expresa de que podía disponer de los versos como mejor me pareciera.

Ya en nuestra sección Documentos tenemos publicados el Espejismo, de Ernesto F. Botifoll, y El Pequeñuelo, de Ernesto Díaz. Sirvan estos textos, junto con los de Tim McCoy que hoy se incorporan a esta finca, como un homenaje a los que dejaron juventud, vida y partes de su cuerpo, y su cuerpo entero, en las cárceles de Cuba, por pensar como les pareció mejor. Y por decir lo que pensaban. Y por actuar en consecuencia.

Cosas todas ellas consideradas pecado mortal y crimen perseguible en nuestra patria hoy día.

Dumois,
Julio de 1999.

 

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>